Antonio Pacheco se defiende

Casi un mes después de su llegada a Estados Unidos el estelar
pelotero cubano Antonio Pacheco declaró al diario digital Centro Tampa
que quisiera poder convertirse en entrenador de las Grandes Ligas.

Y aunque el pelotero declinó hablar de política porque, según
enfatizó: “No soy político. Lo mío es la pelota y enseñar”, su
decisión de “refugiarse” en Estados Unidos pone en entredicho, una vez
más a la llamada Ley de Ajuste Cubano.

Antonio Pacheco

Antonio ·El Capitán” Pacheco

Pacheco, aseguró estar “pidiendo el ajuste cubano (asilo). Como todo
cubano que llega a hacer sus papeles acá. No me voy a quedar sin
papeles acá y estoy tratando de sacar mi permiso de trabajo, mi
licencia de conducir y quiero aportarle a la sociedad”, dijo.

“La Ley de Ajuste Cubano -apunta la enciclopedia cubana Ecured- es un
engendro legislativo adoptado en 1966, con el deliberado propósito de
incentivar las salidas ilegales de ciudadanos cubanos hacia ese país,
única de este tipo en el mundo, ofrece a los cubanos que llegan a los
Estados Unidos por vías ilegales privilegios que no reciben ciudadanos
de ninguna otra nacionalidad ni país”.

De acuerdo con declaraciones del senador de origen cubano Marco Rubio,
quien ha propuesto hacerle cambios a dicha Ley, la misma fue
implementada en 1966 para ofrecer refugio a aquellos que huían de los
“horrores” del comunismo.

En una entrevista para Diario Las Américas, Marco Rubio criticó a
quienes utilizan la Ley para quedarse en Estados Unidos aduciendo
supuestas razones de tipo político que: “El Ajuste Cubano le permite a
alguien entrar a Estados Unidos con el argumento de que está huyendo
por una persecución política. Pero si luego viajas 16 veces al año… ya
no tienes tanto miedo”.

Según el sitio digital Centro Tampa: “Pacheco Massó, de 50 años,
residía en Canadá y trabajaba como entrenador en el vecino país,
gracias a un contrato a través de Cubadeportes, empresa del gobierno
cubano que se dedica a exportar el deporte”.

“De Cuba a Canadá fui a trabajar por un contrato y viví allí año y
medio. Trabajaba en una academia de béisbol para niños”, dijo Pacheco
Massó.

Por lo visto, y según se sobrentiende de sus declaraciones, el Capitán
de capitanes, no pidió asilo en Estados Unidos por temor al comunismo
al cual representó en sus actuaciones internacionales como pelotero.

“Jugué 22 series nacionales con el equipo de Cuba; 16 en el equipo
nacional; fui capitán del equipo nacional de Cuba por 16 años. Fui a
tres olimpiadas como jugador, dirigí el equipo cubano en una
olimpiada, dirigí 7 años el equipo de Santiago de Cuba, obtuvimos tres
campeonatos y un subcampeonato”, destacó Pacheco en su entrevista al
diario de Tampa.

Dijo además “tener el récord en Cuba con un promedio de bateo de por
vida de .334 y aparecer entre los 10 mejores peloteros cubanos. El
segunda base es dueño también del récord histórico de más hits
conectados, con 2,356”.

Ante la interrogante del periodista de por qué no había regresado a
Cuba desde Canadá, el pelotero respondió:

“Pusimos todo en una balanza, fue una decisión familiar y nos
preguntamos: ¿Dónde es mejor estar? En Canadá, mucho frio, no era el
ambiente de uno que vive en Cuba y acá el clima, las personas y Tampa
la vimos como un lugar tranquilo”, dijo.

Agregó además, “acá me quiero sentir como cualquier persona normal. No
es fácil tomar una decisión para entrar o salir del país. Es una
decisión personal. Estados Unidos me ofrece la oportunidad que le
ofrece a todo el mundo, que es un país desarrollado”.

Curiosamente, y al mismo tiempo que el Capitán de Capitanes hacía sus
declaraciones en Tampa, EEUU, el país que le ofrece “oportunidades a
todo el mundo” deporta a decenas de miles de niños centroamericanos
que llegaron solos a Estados Unidos huyendo de la violencia y la
miseria en sus países de origen.

No tiene nada de apolítico hacerse cómplice de la también llamada Ley
asesina que ha sido, y sigue siendo utilizada, como medio de
propaganda contra Cuba. Al final dicha Ley lo que busca es incitar las
salidas ilegales, incluso en el inverosímil caso de Pacheco, para
luego mostrarle al mundo la prueba de la ineficiencia del socialismo
cubano. De hecho, es la misma Ley que ha amparado el robo de los
talentos deportivos formados por la Revolución que han tenido lugar en
los últimos años.

Paradójicamente, el país más desarrollado del mundo, al parecer, no
puede prescindir de la obra de un pequeño país cuya obra social ha
querido desaparecer de la faz de la tierra. Cada jonrón de los cubanos
que juegan hoy en las Grandes Ligas debería darles vergüenza.

La “decisión” de Pacheco pone al descubierto nuevamente la hipocresía
de la llamada Ley de Ajuste Cubano, usada por muchos como coartada
política para escapar del asfixiante bloqueo de Estados Unidos contra
la Isla.

Burda patraña. Quien mismo te estrangula, luego se ofrece de salvador
a darte aire de boca a boca. No faltan, lamentablemente, quienes de
manera oportunista terminan por escoger el aliento de los billetes al
“cariño de la gente”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s