El increíble título de los Gigantes de Yomiuri (1/10/2014)

Tomado de beisbol japones.com

El Bate del Samurai

Autor Claudio Rodríguez Otero

Monday, 29 September 2014 08:38

El hecho de que los Gigantes de Yomiuri ganen el título de la Liga Central, como lo hicieron matemáticamente el pasado viernes, no resulta nada sorprendente. Todo lo contrario, ha sido por mucho tiempo y continúa siendo la norma.

Este año, además, se esperaba que ocurriera debido a ese increíble equipo que tienen, que está blindado en todas sus filas, pero lo que sí no se esperaba era que revalidaran su corona de la manera tan increíble como lo han hecho.

Los Gigantes de Yomiuri

Los Gigantes de Yomiuri

Presten atención a los números que les presentamos a continuación. Yomiuri, como equipo, posee el peor promedio ofensivo de los 6 clubes de la Liga Central (.255) y el noveno más bajo de todo el béisbol japonés.

Sólo dos de sus titulares batean por encima de .252: Hisayoshi Chono, que promedia .297 (décimo tercero en la liga), y Hayato Sakamoto, que batea para .279 (décimo séptimo). El resto promedia .252 o menos, con el receptor Shinnosuke Abe, su supuesto hombre de poder, bateando para .246 luego de haber capturado el título de bateo del circuito hace dos años con un registro de .340.

Por si esto fuera poco, el club posee el cuarto total de carreras producidas más bajo de la liga (575) y se encuentra a nada menos que 64 anotaciones del primer lugar. Su mejor remolcador es el antesalista Shuichi Murata, quien apenas cuenta con 65 empujadas en su haber y ocupa el décimo quinto puesto de la categoría en el circuito.

De hecho, sólo 3 de sus jugadores se encuentran entre los 10 mejores de alguna de las principales categorías ofensivas de la liga: el camarero Yasuyuki Kataoka, que es cuarto en robos con 23; el inicialista venezolano José Celestino López, que es quinto en jonrones con 22 a pesar de que no juega regularmente; y los ya mencionados Chono y Sakamoto, que comparten el séptimo lugar en dobles con 29.

Su cuerpo de lanzadores ha hecho sin duda un mejor trabajo y lidera la liga con una convincente efectividad de 3.64, pero no hay que dejarse engañar por esta cifra, ya que la segunda mejor efectividad del circuito (3.72) la poseen los Dragones de Chunichi y éstos apenas ocupan el quinto lugar de la clasificación y ya están eliminados de la postemporada.

Sólo 2 abridores del conjunto suman 10 o más victorias y el mejor de ellos, el derecho Tomoyuki Sugano, apenas tiene 12 en su haber. Entre los relevistas, sólo destacan el zurdo Tetsuya Yamaguchi, que suma 35 holds (segundo en la liga), y el cerrador Scott Mathieson, que acumula 30 salvados (segundo). El resto no muestra cifras que estén fuera de lo normal.

Tal es la falta de números sobresalientes en cualquiera de sus departamentos que el club ni siquiera cuenta con un candidato de peso para el premio al Jugador Más Valioso de la liga, que normalmente recae sobre el pelotero más destacado del equipo campeón.

Es por esto que calificamos de “increíble” el reciente título de Yomiuri, ya que resulta difícil explicar de dónde salió o cómo logró concretarse, en especial en un circuito que estuvo muy peleado este año y en el cual el equipo con mejor ofensiva, las Golondrinas de Yakult, está en el último lugar de la clasificación.

Quizás podría decirse que se trata del genio del manager, el sin duda exitoso Tatsunori Hara, quien acaba de obtener su octava corona del circuito en su décimo cuarta campaña como estratega del club.

Su presencia ha arrojado sin duda muy buenos resultados, pero resulta difícil otorgarle a él solo el éxito de todo equipo. Comparado con el resto de los estrategas que han estado activos en la última década sería una temeridad considerarlo como el mejor manager de la NPB.

¿Cuál ha sido, entonces, el secreto del éxito de Yomiuri este año? Un vistazo detallado al resto de las estadísticas del club nos ofrece algunas pistas para descifrar lo ocurrido.

Lo primero que nos salta a la vista es consistencia. Yomiuri ha ganado las series particulares a 4 de sus 5 rivales en la Liga Central, si bien en la mayoría de los casos lo ha hecho por apenas uno o dos triunfos de diferencia.

Su excelente récord de 79-59-1 le da una ventaja de 7 juegos sobre el segundo clasificado, lo que parece una diferencia muy grande para un conjunto con una ofensiva tan modesta. Por lo que podemos observar, esta ventaja proviene de 3 cosas muy específicas.

Primero, su éxito como local. Yomiuri posee una marca de 43-26-1 jugando en casa, lo que representa el tercer mejor porcentaje de victorias en ese departamento en la NPB. Segundo, está su récord ante los Dragones de Chunichi, conjunto al que ha dominado 16-8-0 en la serie particular y, por último, está su marca en los juegos interligas, que completó con un registro de 16-8-0 para coronarse campeón de la serie por segunda vez en su historia.

Otra cosa importante que hemos podido notar es la excelente utilización que el club ha hecho de todas sus herramientas de trabajo. Sus jugadores no comandan la liga en ninguna categoría ofensiva individual, pero como grupo lideran el departamento de bases robadas (98) y son segundos en jonrones (138).

Esto quiere decir que, gracias a la buena ejecución que ha hecho de las jugadas más básicas, el equipo ha logrado colocar a suficientes corredores en posición anotadora como para producir el mínimo número de carreras necesarias para ganar. Esto lo confirma el elevado número de victorias que el conjunto ha obtenido por apenas una carrera de diferencia, 22, lo que representa nada menos que el 28 por ciento de sus triunfos este año.

Así mismo, su gran habilidad para dar el batazo apropiado en el momento oportuno la evidencian las 16 victorias que ha obtenido dejando en el terreno al equipo rival o en extra innings, registro que equivale al 20 por ciento de sus triunfos esta campaña.

Si a esto sumamos que el club posee la efectividad más baja del circuito (3.64) y ha permitido menos carreras que el resto de sus rivales (538), entonces ya podemos tener una mejor idea del origen de las victorias que ha logrado cosechar esta temporada.

Finalmente, no puede ignorarse la mística ganadora del equipo más laureado de la historia del béisbol japonés. Si en las Grandes Ligas los Yanquis de Nueva York muchas veces parecen ganar por intervención divina, en Japón los Gigantes de Yomiuri lo hacen casi por ley.

Este año, cada vez que los Carpas de Hiroshima o los Tigres de Hanshin se les acercaron en la clasificación, el popular conjunto de Tokio logró mantener su compostura y hacer las cosas necesarias para ganar y defender su estatus de líder del circuito.

Considerando que en 2012 y 2013 Yomiuri ganó el título de la Liga Central por más de 10 juegos de ventaja sobre el segundo clasificado y además arrollando al resto de sus rivales ofensivamente, sin duda parece extraño que este año haya logrado revalidar su corona con una producción tan modesta.

No obstante, así son los grandes campeones, capaces de ganar cuando peor lucen y nadie espera que puedan recuperarse a tiempo para llevarse la victoria, y Yomiuri dio fe de ello, incansablemente, a lo largo de todo el año.

No nos queda sino felicitar al club por su nuevo título y a los tres peloteros latinos que posee en sus filas, que en mayor o menor medida contribuyeron a la victoria: el venezolano José Celestino López y los cubanos Leslie Anderson y Frederich Cepeda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s