Última entrevista a Héctor Mendoza (13/10/2014)

Un pirata del Caribe en aguas niponas

El lanzador pinero Héctor Manuel Mendoza, el más joven de los cuatro cubanos insertados en la Liga Profesional de Japón, conversó con JR sobre su inédita experiencia. «Vine aquí a aprender», afirmó

Lianet Escobar Hernández
lianet@juventudrebelde.cu
11 de Octubre del 2014 22:45:25 CDT

Dicen los «numeritos» que Héctor Manuel Mendoza Ripoll, durante las tres Series Nacionales que vistió la franela de los Piratas de la Isla de la Juventud, participó en 47 desafíos —12 de ellos en función de abridor—, propinó 96 ponches en 135 entradas y regaló 81 boletos. Exponen, además, que su promedio de carreras limpias por juego fue de 2,73.

Mendoza comenzó a entrenar con los Gigantes

Mendoza con los Gigantes

Sin embargo, según la prensa especializada, no fueron únicamente esas estadísticas las que hicieron posible que el joven serpentinero se uniera, desde julio pasado, a los Gigantes de Yomiuri, el plantel más premiado en las Grandes Ligas del béisbol nipón, con 33 campeonatos y 22 Series de Japón en sus vitrinas. Los directivos y entrenadores del elenco desean, primero, que aprenda, lo cual puede hacer alineando    con el equipo Ni-gun, para después pasar al Ichi-gun.

Los directivos del club informaron que el fichaje se debió también a las excelentes condiciones físicas del muchacho, avalado por un interesante somatotipo de 1,90 metros de estatura y 80 kilogramos de peso, además de la velocidad de sus envíos, pues sus rectas sobrepasan las 90 millas por hora.

Pero estos datos, aunque valga la pena recordarlos, ya son conocidos por los amantes de nuestro principal pasatiempo, porque han sido predicados por varios medios de prensa nacionales y extranjeros.

De ahí el interés de JR por conocer más a fondo los detalles de la carrera deportiva de este isleño de solo 20 años, quien con poca experiencia pisó —aunque sea en su segundo nivel— los diamantes de la Nippon Proffesional Baseball (NPB por sus siglas en inglés).

Héctor Mendoza en japón

Hector Mendoza, Ya quiere demostrar sus habilidades

La contratación de Mendoza llegó después de los acuerdos pactados por el espirituano Frederich Cepeda (Gigantes de Yomiuri), el tercera base de Industriales, Yulieski Gourriel (Yokohama Dena Baystars) y el granmense Alfredo Despaigne (Chiba Lotte Marines), todos a partir de la nueva política que permite la participación de los deportistas cubanos en campeonatos y ligas profesionales extranjeras.

Vía Facebook, dialogamos con el joven portento del pitcheo criollo y lo primero que cuenta es su entrada a los campeonatos cubanos.

«En mi primera Serie entré al final. Me subieron cuando faltaban solo 15 juegos para terminarse la clasificatoria. Ese año gané dos y perdí uno. En la siguiente temporada viví el peor momento de mi vida como atleta: no gané ningún juego, perdí seis y salvé dos. No quiero ni recordar eso, a pesar de que tuve un promedio de carreras limpias bueno», confiesa y rememora que en la 53 edición lo usaron como cerrador y, contando la etapa regular y la segunda fase, acumuló seis victorias, cuatro derrotas y se apuntó 13 puntos por salvamentos.

Piycher cubano al Yomiuri japonés

Como pitcher el cubano Héctor Mendoza firmo con los Gigantes de Yomiuri

A Mendoza Ripoll, como a otros tantos lanzadores y jugadores de posición, los cazatalentos japoneses le realizaron varias pruebas en el estadio Latinoamericano de La Habana.

«Pienso que me eligieron sobre todo por mi velocidad, que como promedio oscila entre las 93 y 94 millas, aunque he llegado a tirar 98», asegura.

«No importa por qué me trajeron, sino para qué. Ahora estoy en las Ligas Menores pues, como los directivos del equipo han planteado, vine aquí a aprender y estoy haciendo todo lo que está a mi alcance para cumplir ese objetivo.

«Afortunadamente, el entrenamiento es muy parecido al de Cuba, con la diferencia de que el tiempo de preparación es mucho más largo. Para que tengas una idea, he llegado a estar hasta 12 horas en un terreno. Parece exagerado, pero es su estilo y hay que adaptarse», manifiesta.

Tras su llegada a las Ligas Menores de la NPB, el joven serpentinero intervino en dos partidos frente a universidades del país asiático, con envíos máximos de 92 millas por hora en la recta.

Pero no fue hasta el 29 de agosto del presente año que hizo su primera aparición con el equipo Ni-gun de los Gigantes de Yomiuri, partido donde lanzó tres entradas —del quinto al octavo inning— como relevista intermedio y propinó cuatro ponches.

En lo adelante sus apariciones han sido escasas. No obstante, el novel pitcher pinero se muestra conforme y dispuesto a regresar la próxima temporada, si se materializan las intenciones de la dirección del plantel japonés, donde hasta ahora han respetado la función de relevista del cubano. Sin embargo, su situación parece que cambiará.

«Me han informado que volveré en 2015 como abridor de la selección mayor, pero eso es un poco problemático porque en Cuba soy cerrador. Me contaron que hasta en las transmisiones televisivas de la pelota han comentado que yo puedo llegar a ser el perfecto “apagafuegos” del plantel nacional. Esto supone para mí un reto difícil de enfrentar, porque la preparación no es la misma, pero me gustan los desafíos», alega.

Y no es esta la única batalla que libra Héctor Mendoza. La barrera del idioma y la adaptación a nuevas costumbres y una cultura diferente, es otro obstáculo que sobrepasa sin dificultad.

«Hablo y entiendo algunas cosas, aunque estoy estudiando japonés y en el equipo me halagan porque dicen que tengo muy buen acento. Por lo demás, encuentro la comida muy rica y ya aprendí hasta a comer con palitos.

«Las relaciones con los jugadores son excelentes. Me he ganado el cariño y el respeto de todos, desde los atletas hasta la dirección. Son bellas personas y siento que me quieren muchísimo. Además, cuento con el apoyo de mi entrenador Carlos Luis Soto y los dos peloteros cubanos que están en el conjunto, Frederich Cepeda y Leslie Anderson», cuenta.

El veinteañero, a quien todos llaman afectuosamente  —tanto en Cuba como en Japón— «Takechi», narra con añoranza su afición por batear, algo que tuvo oportunidad de hacer en las categorías inferiores como defensor de la primera base, aunque siempre supo que era mejor lanzador y abandonó la idea de convertirse en un jugador de cuadro.

Mientras platicamos, en Japón hace mucho que el astro rey se escondió, una razón que justifica la obligación del diestro pitcher de cerrar su chat, no sin antes responder amablemente una última pregunta.

—En nuestro país se está haciendo habitual dentro de la Serie Nacional que los peloteros con una mayor calidad opten por buscar fortuna en equipos provinciales con mejores perspectivas. ¿Le interesa esta opción a Héctor Mendoza, teniendo en cuenta que el barco de los Piratas en el presente campeonato no navega bajo las órdenes del «capitán» Armando Johnson?

—No estoy interesado para nada en esa posibilidad. Mi Isla de la Juventud no la dejo nunca. Soy y seré pinero dondequiera que esté.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s