Cuba-MLB: La conveniencia de un diálogo (13/8/2015)

Por Reynaldo Cruz.

Tomado de Universo Béisbol.

logo-premier-12En los últimos días se ha hablado mucho sobre la posibilidad o incluso la inminencia de un supuesto diálogo entre Cuba y la Major League Baseball, e incluso se le ha dado como fecha el mes de noviembre (coincidente y convenientemente durante el Premier 12, lo que indica impasse en la actividad beisbolera dentro de la Isla). Una visita de Rob Manfred o de algún otro emisario de la MLB a Cuba, realizada de manera subrepticia y bajo el manto del silencio mediático, es el supuesto escenario en el que se desarrollaría tal evento, que tendría exactamente las mismas características que las conversaciones entre ambas naciones previas al restablecimiento de relaciones diplomáticas.

Los Orioles mantienen su interés

Los Orioles mantienen su interés

El deshielo de las relaciones ha tenido aún poco efecto —que sepamos, claro está— en el béisbol, toda vez que aún no se ha hablado de otra cosa que un supuesto interés de los Baltimore Orioles y los Boston Red Sox de efectuar partidos en Cuba. El hecho de que el Comisionado de la MLB también expresó que observaría detenidamente la evolución de las relaciones, por supuesto, el tan llevado y traído caso de Yulieski Gourriel también levantan sospechas.

Fuera de esto, no ha habido otra señal de que tales conversaciones vayan a efectuarse, aunque los elementos anteriormente expuestos apuntan a que los rumores pueden verdaderamente ser ciertos. Sin embargo, todo parece indicar que si se está manejando algo, se está haciendo como si fuese un asunto de alta política, como el canje de prisioneros que llevó a los Cinco a Cuba y a Alan Gross a Estados Unidos, o el que hizo que se reabrieran las relaciones diplomáticas entre ambas naciones: en total oscuridad.

Aroldis Chapman se ha consagrado como cerrador.

Aroldis Chapman se ha consagrado como cerrador.

Lo que nadie puede negar u ocultar es que precisamente un diálogo entre ambos organismos (es decir, la Federación Cubana de Béisbol y la MLB) es más que necesaria y sería sin dudas conveniente para ambas partes, pues la parte cubana encontraría una solución al éxodo, al tiempo que podría contar con sus estrellas de Grandes Ligas (Cuba tiene en estos momentos más de una veintena de jugadores en la Gran Carpa, entre los que se encuentran Alexei Ramírez, Odrisamer Despaigne, José Dariel Abreu, Yasiel Puig, Yoenis Céspedes, Aroldis Chapman, Kendrys Morales, José Iglesias, Adeiny Hechavarría, Yunel Escobar o Yasmany Tomás; y otros que se desempeñan en los circuitos de las Menores pertenecientes a organizaciones del Big Show). Por su parte, la MLB podría tener acceso directo a los jugadores de la Isla, sin tener que pasar por los procesos de desbloqueo por parte de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC: Office of Foreign Assets’ Control), en tanto se quitarían de sus espaldas el asunto del tráfico de personas y los intermediarios por los que tiene que pasar un pelotero antes de firmar con una organización ligamayorista.

Rob Manfred, Comisionado de las Grandes Ligas

Rob Manfred, Comisionado de las Grandes Ligas

Rob Manfred ha expresado en más de una ocasión sus deseos de negociar con la parte cubana, como lo hizo el 10 de marzo de este año, en un reporte de Associated Press, citado por ESPN:

Puedo imaginar una situación, asumiendo que sea consistente con la política del gobierno en Cuba, donde podamos tener actividad permanente de juegos de exhibición en Cuba.

Además, agregó que Cuba es:

… un excelente mercado para nosotros de dos maneras. Es obviamente un gran mercado en materia de talento. Hemos visto bastante de esto durante los descansos entre temporadas, es un país donde el béisbol está insertado en la cultura. Y nos gustan los países donde el béisbol está insertado en la cultura.

Por otra parte, María Guardado, de www.nj.com, cita a Manfred en palabras un poco más comprometidas:

Nos gustan los países donde el béisbol es un fuerte componente de la cultura, estamos muy, muy interesados en Cuba. Hemos tenido diálogos en progreso con la administración de Obama sobre los acontecimientos en Cuba. Obviamente, estamos ansiosos de avanzar en Cuba, pero lo más importante es que queremos avanzar en una forma que sea consistente con el gobierno federal.

Grábense esas palabras: consistente con el gobierno federal. Lo que se traduce en que ni Manfred ni la MLB van a dar un paso en falso respecto a Cuba (incluyendo el venir hasta acá a tener conversaciones sin la anuencia de su gobierno), y no tomarán ninguna decisión que vaya en contra del gobierno federal o las leyes vigentes en Estados Unidos, y esto, por supuesto, no excluye a las leyes impuestas por el embargo/bloqueo, lo cual por el momento descarta totalmente un proceso al estilo Posting System, que es la columna vertebral del acuerdo entre la MLB y la Nippon Professional Baseball.

Manfred sí se mantiene optimista, declarando que:

A largo plazo, nos gustaría ver un proceso más regularizado para que los peloteros cubanos vengan a los Estados Unidos y, si lo desean, regresen a Cuba. Es verdaderamente importante para nosotros tener a los mejores atletas del mundo jugando en la Major League Baseball, y creemos que un proceso de inmigración más regularizado nos ayudaría mucho en ese aspecto.

Sin embargo, todo esto es como un Mojito sin el limón o el ron si el gobierno de Estados Unidos no cambia algunas regulaciones con respecto a Cuba, algo que por el momento no parece nada inminente, por lo que si en realidad las supuestas conversaciones tuvieran lugar sería solamente para realizar acuerdos verbales previendo un posible escenario, pero no mucho podría sacarse de allí.

En realidad, a la MLB le conviene también llegar a un acuerdo para agilizar los procesos de contratación de los peloteros cubanos, al tiempo que también recortar un poco los costos de las contrataciones con los mismos. Al mismo tiempo, un acuerdo les permitiría poner a los jugadores de la Isla en el draft internacional, algo que también permitiría que fuesen contratados al menos en principio por menos dinero, aunque el beneficio para los cubanos es que sería de una forma ordenada, y que podrían incluso hacerlo sin tener que correr el riesgo de cruzar el mar —algo que debe estar sin dudas en el centro del debate, pues no conviene a ninguna de las dos partes.

Tal vez lo más importante que podría solucionarse con estas conversaciones es el hecho de que los peloteros nacidos y/o formados en la Isla puedan regresar a su país, y puedan abrazar a sus familiares y amigos, ser bienvenidos en los estadios, impartir clínicas con los niños que practican el deporte, y representar al país en caso de Clásico Mundial de Béisbol. Pero sobre todas las cosas está la posibilidad de no tener que arriesgar su vida y de poder aparecer en el Big Show como cubanos residentes en cuba y no como emigrados residentes en un tercer país.

No obstante, esto no pasa de ser una suposición: ninguna de las dos partes ha confirmado que se vaya a efectuar reunión alguna (aunque el silencio puede ser también una manera de “confirmación”). Pero la verdad es que un diálogo y una solución a la tirantez existente podría ser beneficioso para todas las partes: Cuba evita perder peloteros de una forma tan rápida y constante, mientras que la MLB se asegura una entrada directa al mercado de peloteros cubanos sin tener que pasar por intermediarios; en tanto los peloteros que se hayan ido (muchos de ellos víctimas de circunstancias de las que no tienen culpa) o los que aún no lo han hecho podrían volver a Cuba cada vez que así lo desearan.

Hay muchos otros temas que podrían ser debatidos en caso de que la MLB y la FCB se sentaran a la mesa de diálogo con el permiso de sus respectivos gobiernos, pero sin duda todo giraría (fíjense, giraría y no girará, porque no podemos dar los rumores por sentados) en torno a la posible contratación de peloteros cubanos por vías más formales, la contención del éxodo y el regreso al país y posiblemente a la selección nacional de aquellos que ya se han ido (por la vía que sea) y están contratados por las organizaciones de la MLB.

Por el momento, solamente podemos hacer conjeturas, y aunque hay varias evidencias que apuntan a que los rumores son ciertos, éstas no son suficientes como para afirmarlo. Por mucho que todos deseemos que esto suceda, lo único que podemos hacer es esperar, y de manera supersticiosa cruzar los dedos deseando que los rumores en vez de ser un “cuento chino” sean el resultado de una “filtración”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s