Si no los atajan se van todos. (23/9/2015)

Por Marcelo Cárdenas Rojas

Orestes  Miñoso 1

Orestes Miñoso

La Comisión Nacional de Baseball aparentemente está eufórica por el logro de la consideración formal por parte de los directivos de las ligas Invernales para acoger en su seno a los magníficos peloteros cubanos. Solos los escépticos y malintencionados dudan de la calidad de nuestros peloteros, calidad demostrada durante más de un siglo de práctica de este deporte en Cuba donde crecen estos estos paladines como la yerba en cualquier patio o placer de cualquier recóndito lugar de nuestra geografía, incluso en lugares tan desconocidos como “el laberinto” de Conrado Marrero, la “Finca de Natalio de Pedro Chávez”, el pueblo de Perico de Orestes Miñoso.

Conrado Marrero 1

Conrado Marrero

Que le sobra calidad a nuestros peloteros no lo duda ningún entendido, y por eso es la euforia de los magnates del baseball en nuestros alrededores que tratan de aprovechar la “inocencia” (bien o mal intencionada) de nuestros directivos, porque si una cosa es bien cierta es que nuestras regulaciones, leyes o como quiera llamársele, en cuestión de protección de nuestro patrimonio humano-deportivo distan mucho de lo legislado en cualquiera de estos lugares y nuestros peloteros al igual que nuestro deporte nacional en su conjunto, caerán inobjetablemente en las fauces de aquellos que solo buscan ganancias, por lo que el éxodo “autorizado” de nuestros jóvenes será indetenible, y entonces si tendremos que hablar del colapso de la Serie Nacional.

Las Ligas Mayores se protegen contra cualquier ataque legal en el caso de Cuba estableciendo regulaciones que obligan a los dueños de los clubes a considerar la edad y la cantidad de Series Nacionales que han jugado en su país los peloteros cubanos antes de ser firmados por un club de la Gran Carpa, sin embargo, hasta la fecha la CNB aparentemente no ha tenido nada de eso en cuenta.

La Dirección Nacional del Baseball en Cuba debe valorar como proteger a nuestros jóvenes valores y a nuestro clásico nacional y hasta la fecha no se vislumbra ningún intento. Es imprescindible de inmediato y antes de establecer los contratos con las otras ligas (o después será demasiado tarde), crear alguna clausula o resolución que obligue a nuestros peloteros a jugar un mínimo de tiempo en nuestro país antes de firmar con clubes extranjeros, tal y como lo tiene la Liga Japonesa; no por gusto su cantera es abundante y de gran calidad. Esto tendría varios resultados positivos para todos:

  • Los peloteros maduraban en la Serie Nacional y luego al ser contratado tendrían un mayor valor en correspondencia con su profesionalismo, y por lo tanto mayores salarios y mayores ingresos para la Comisión Nacional.
  • La Serie Nacional no disminuiría de golpe su calidad por la presencia de peloteros con experiencias.
  • Los peloteros novatos se verían incentivados en rendir al máximo e incrementar sus habilidades y virtuosismo, coloreando los juegos con su entrega.

Otro aspecto que debe tener en cuenta la Dirección del baseball en el país tiene que ver con nuestros peloteros en edades juveniles para que no vayan a terminar en las academias de las sucursales de los equipos de las Mayores.

Las medidas deben ser bien pensadas, pero apremian porque el tiempo vuela y los clubes de las Ligas Invernales harán todo lo que esté a su alcance para firmar a nuestros peloteros.

La Comisión Nacional tiene la palabra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s