Aroldis Chapman es de Holguín, Cuba

Por Reynaldo Cruz

Tomado de Universo Béisbol.

Aroldis Chapman es tal vez uno de los más talentosos lanzadores que ha pisado un terreno de béisbol en Cuba, Estados Unidos, Taipéi de China o México —lugares donde podemos aseverar que ha jugado— y posee además una de las rectas más aterradoras del planeta, a lo Nolan Ryan, Bob Feller, Walter Johnson o Randy Johnson. Recientemente, Chapman fue el lanzador ganador del séptimo juego de la Serie Mundial, en la que los Chicago Cubs ganaron el trofeo del comisionado por vez primera desde el año 1908, luego de asistir a su primer Clásico de Otoño desde 1945. Sin embargo, nadie habla de Aroldis Chapman en Cuba, o en Holguín.Aroldis Chapman con el tributo a José Fernández en su gorra. (Foto: Funhouse via Twitter)

A diferencia de cómo hizo Hugo Chávez cuando Miguel Cabrera ganó la Triple Corona, ninguna autoridad cubana, ni política, ni gubernamental, ni deportiva se pronunció para felicitar al “negrón” del municipio holguinero de Frank País. Nadie dijo nada sobre lo mucho que se habla de Cuba hoy en el Lado Norte de Chicago, gracias a Aroldis Chapman, su trabajo en la postemporada y el hecho de que, a pesar de que la sobreexplotación hizo que mermara en su potencia y permitiera que le empataran el juego en el decisivo, fuese el ganador de ese dramático séptimo juego.

El episodio de odio o resentimiento hacia él tocó el vergonzoso fondo cuando, como dijo el indignado colega Nelson Rodríguez en su PanoramaGanador, se produjo:

… el escandaloso silencio (algo paradójico) de Tele Rebelde respecto a la Serie Mundial, pues, aparte de que no habían transmitido ningún juego y parece que Béisbol Internacional abanicó – desapareció de la parrilla –, visualizaron en Meridiano Deportivo un resumen del quinto choque entre Cachorros e Indios y obviaron el relevo del holguinero Aroldis Chapman (ocho outs), el cual selló la victoria de los de Chicago.

Ese mismo Chapman, que en su gorra tenía grabado a mano con marcador claro el escrito “JDF #16” para honrar la memoria de su compatriota José D. Fernández, fallecido en un accidente de bote el pasado domingo 25 de septiembre. Por cierto, de la muerte del villaclareño de los Miami Marlins apenas se dijo algo. ¿No es emocionante ver como un asunto tan trágico elimina las fronteras entre provincias y convierte a los cubanos prácticamente en uno solo, sin importar dónde se encuentran?

aroldis-chapman cincinatti internet 7

Ese mismo Chapman, que en un trabajo publicado por Marly Rivera en ESPNDeportes dijo que:

Mi entrenador, Rafael Castillo, fue el que me dijo, ‘Este año, vamos a lanzar a 100 millas por hora’. Ese hombre me lo dio todo. (Al principio), yo era algo vago. Pero gracias a él, comencé a trabajar y entrenar duro. Yo comencé a irme a casa solo de vacaciones; el resto del tiempo, era trabajo, entrenamiento, ejercicios en el gimnasio. Él se me metió dentro de la cabeza, y entonces todo funcionó de forma automática: ‘Tengo que trabajar, correr, ir al gimnasio’. Entonces llegué aquí (a los EEUU), y eso fue lo que hice. Siempre he trabajado duro.

¿Acaso no es humilde reconocer a quien ha sido el padre del pitcheo no de él, sino de generaciones y generaciones de holguineros? Leer eso sencillamente nos eriza la piel, porque el nombre que dio no fue el de ningún extranjero, sino el de Rafael Castillo, el entrenador, el profesor, aquel cuya pancarta fue develada en el Estadio Mayor General Calixto García por su constancia y su entrega al deporte de las bolas y los strikes y a las nuevas generaciones.aroldis-chapman cincinatti internet 4

Ese mismo Chapman, que antes de otorgar el premio Grammy Latino al grupo cubano Gente de Zona, junto con Javier Báez, dijo que él era “de Holguín, Cuba”, ante el delirante aplauso de quienes asistieron a la ceremonia.

Eso es lo que tienen que aprender acá en Cuba, que él, Yoenis Céspedes, Kendrys Morales, José Dariel Abreu, Yasiel Puig, Yasmani Tomás, y todos los demás, son de Cuba, de esta tierra que los vio nacer y en la que dieron sus primeros pasos como pelotero, tierra en la que escogieron no vivir, y no porque no quisieran seguir viviendo acá, sino porque dejar de vivir acá era la única manera que tenían de perseguir su sueño.

aroldis-chapman 09743

Aroldis Chapman. con los Rojos

Somos efímeros en este mundo, nuestras vidas pueden prolongarse tanto como la de Conrado Marrero o esfumarse apenas en sus inicios como la de José Fernández. Nos hace mejores reconocer el éxito ajeno, mucho más si se trata del éxito de alguien a quien hayamos podido conocer o ver en persona, aunque haya tomado un camino que no sería el nuestro.

Esas últimas acciones de Aroldis Chapman, el holguinero, no hacen más que exacerbar la vergüenza que puede sentirse hacia quienes de manera retrógrada e infantil quisieron privarle de ser visto en la televisión por toda su nación, o lo que es peor, privar a toda la nación de ver a uno de sus hijos brillando en otro lugar. Al final, siguen perdiendo los fans, sigue perdiendo el béisbol cubano, sigue perdiendo Cuba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s