El Duque Hernández estará de vuelta en Cuba.

Tomado de Béisbol en Cuba

En menos de un mes Orlando Hernández regresará a su tierra, volverá a pisar el suelo que lo vio nacer y lo encumbró como el Duque de los montículos.

Probablemente el pelotero cubano más mítico, el más extrañado por su afición, una de las leyendas vivientes nacida en los diamantes de la isla cumplirá su sueño y el de sus aficionados: regresar a casa.

La noticia está rodando por toda la web como un alud. Se ha conocido que el Duque Hernández no llegará solo a Cuba, pues aterrizará con su hermano Liván Hernández y el rey de las paradas cortas y de las jugadas circenses en el short stop, Rey Ordoñez. El motivo de la visita de estos tres ex grandes ligas es participar en el torneo “Con el Golf en la Sangre” en Varadero a partir del 6 de mayo, que tiene como objetivo recaudar fondos para el hogar de impedidos físicos y mentales de La Habana “La Edad de Oro”.

orlando-hernándeZ DUKE 090862

Los inicios de un CAMPEÓN

Orlando, quien lleva 19 años sin visitar su país después de su salida ilegal, recientemente declaró que “Cuba siempre ha estado y estará en mi corazón. Jamás he olvidado a mi gente, porque conozco muy bien de dónde vengo. Ardo en deseos de reencontrarme con los míos, ya sea en la calle, la playa, el parque o caminando por el malecón”.

Javier Méndez

Javier Méndez

OnCuba pudo hablar con varios jugadores que compartieron dugout en Cuba con el Duque. Javier Méndez, actual manager de Industriales, equipo de los amores de Hernández, nos ha dicho: “Si hay un modelo de industrialista nato, ese es el Duque, que nunca olvidó el color azul ni su tierra. Triunfó en Cuba, en las Grandes Ligas, es uno de los mejores pitcher de la historia del béisbol cubano. Es una lástima que ya se haya acabado la Serie Nacional y que no puedo ir al Latino a ver su Industriales de la vida, estoy seguro que el estadio le iba a regalar una gran ovación”. Sigue leyendo

Se rompe la burbuja… o mirando las cosas con cinismo (8/7/2015)

Tomado de Universo Béisbol

Por Reynaldo Cruz

Hubo un tiempo en que los niños en Cuba soñaban con llegar a la Serie Nacional, abrirse camino hacia el equipo Cuba y decidir un partido importante —con un cuadrangular o un fildeo— contra Estados Unidos, o Japón, frente a toda la televisión nacional, como para que nadie se lo perdiera. Eran tiempos, también, en los que un partido entre Cuba y Estados Unidos hacía que se llenara cualquier parque beisbolero en la Isla, desde el Estadio Latinoamericano hasta el Estadio José Antonio Huelga, justo como se llenó el BB&T Ballpark en Charlotte, Carolina del Norte, en el más reciente Tope Bilateral entre Cuba y el equipo universitario de Estados Unidos.En 1999 Cuba dio una buena demostración ante los Baltimore Orioles.

El viaje cubano para enfrentar al USC (US Collegiate Team) estuvo marcado desde un inicio por la deserción de Yadiel Hernández, uno de los que estaba previsto para alinear de regular, quien abandonó la selección antes del Play Ball inicial. Dos días después, la noticia de que Luis Yander La O había seguido sus pasos dejó a todos atónitos, ¿o no? Sigue leyendo